Tienda de la Revista Mongolia

Número 23

En abril de 2012 ya os avisamos de que el Rey Juan Carlos I podría violaros y no le pasaría nada gracias a su inimputabilidad, reflejada en el artículo 56.3 de la Constitución. Como es de ley, y en Mongolia somos muy de ley, extendemos esta advertencia a nuestro próximo Rey, Felipe VI: ¡Esconded a vuestra descendencia! ¡Encerrad al ganado! ¡Coged tablones y clavos y sellad puertas y ventanas! Se impone el derecho de pernada para aquellos que habiten su reino. Llegó la hora: ¡TODOS SOMOS LETIZIA! 

En nuestro edictorial celebramos que el Rey está (casi) muerto con un sonoro ¡Viva el Rey! y dejamos la puerta abierta, aunque no nos hagan ni caso, a la posibilidad de un referéndum. No parece que nos vayan a hacer mucho caso, pero nosotros lo intentaremos. La contraportada de este mes presenta un nuevo partido político que promete aliviar de una forma contundente el malestar social: “Potemos”. La solución perfecta para el bipartidismo, la monarquía, la crisis de la prensa, la corrupción, el BCE o nuestro presidente emplasmado. 

 

En nuestro Reality abrimos con un tema preocupante: un millón de teléfonos están pinchados en España con aval judicial, aunque los medios de los juzgados dificultan que semejante número de grabaciones se analice. Esto provoca situaciones dantescas, entre lo personal y profesional, que analizamos en nuestro dossier.

Completamos este Reality con muchos temas: el nuevo frente judicial que se le abre a Ignacio López del Hierro, el rescate de Telefónica a Cebrián, los cambios legales que la FIFA impone a los países donde se celebra el Mundial o nuestros habituales breves.